MIDDLEWARE

Integración de Sistemas Bus de Servicio Empresarial (ESB)

En la actualidad no es raro encontrar empresas en el mercado que llevan adelante su gestión de negocios utilizando más de un sistema IT.

Esto se da muchas veces porque al adquirir una nueva solución se tienen en cuenta únicamente los procesos de gestión existentes que al crecer quedan obsoletos o incompletos. También puede darse por la compra y/o fusión de firmas que trabajan diferentes sistemas o simplemente porque los directivos prefieren contar con soluciones muy  específicas para determinadas áreas.

Pero ¿qué pasa cuando necesitamos intercambiar datos entre estos múltiples sistemas?

Los desarrolladores resuelven esos desafíos escribiendo un código capaz de realizar una integración. Sin embargo, esto no responde a entornos cada vez más complejos que demandan una  rapidez y estandarización.

Es en estas situaciones en las cuales una empresa debería considerar adquirir un ESB. El ESB es un bus de datos que logra convertir y enviar información sin importar su origen. Al implementar un ESB se eliminan las conexiones punto a punto, reduciendo al mínimo las conexiones, proporcionando una ubicación centralizada para su administración y gestión de sistemas integrados.

 

 

Esta tecnología trabaja con diversos protocolos de comunicación, como ser JMS, eMail, HTTP, FTP, File, Web Service entre otros, que actúan como puertas de enlace de entrada y salida conectando una variedad de sistemas.

En pocas palabras ESB es  la solución que integra distintas tecnología mediante un enrutador de mapeo y sus principales características son:

  •  Permite crear nuevos procesos usando aplicaciones y datos existentes.
  •  Se adapta de manera flexible a nuevos requerimientos de negocio.
  •  Es fácil de aprender y usar gracias una tecnología basada en estándares.
  •  Brinda interoperabilidad a nivel empresarial usando estándares de Servicios Web.
  •  Cuenta con una configuración y monitoreo centralizados.
  •  Implantación dinámica y distribuida.
  •  Auditoría centralizada.

Un ESB es un componente de la implementación de una Arquitectura Orientada a Servicios (SOA), la cual permite mantener integrados los sistemas, nuevos y legados, en un estilo completamente distribuido e interoperable.

Un Bus de Servicios Empresariales posee una serie de capacidades que permiten satisfacer la integración de una Arquitectura Orientada a Servicios:

 Mensajería distribuida. El núcleo del ESB lo constituye una aplicación de middleware que proporciona un método de transporte fiable y distribuido, empleando un mecanismo de almacenamiento y reenvío que garantiza la entrega de los mensajes incluso en caso de anomalías en la red.

 Soporte multiprotocolo. El protocolo de transporte HTTP no satisface los requisitos de todos los servicios y aplicaciones. Un ESB es capaz de soportar muchos tipos de sistemas de transporte para integrar sistemas dispares y gestionar el transporte de comunicaciones complejas eficazmente.

 Transformación. Un ESB es capaz de transformar los datos de un formato a otro. En ocasiones el formato de los datos de un servicio no satisface los requisitos de otro servicio.

 Transparencia de las ubicaciones. Con la mediación entre servicios, un cliente que invoque a un servicio no necesita saber su ubicación. El ESB localiza el servicio cuando se invoca, de forma tal que si un equipo falla o si se cambia la ubicación de un proveedor de servicio, no es necesario notificar el cambio a cada uno de los consumidores individuales. Esto puede contribuir significativamente a la reducción de los costos de gestión de las TI y a minimizar los riesgos.

 Calidad de servicio. Un ESB puede proporcionar un servicio de alta fiabilidad garantizando la entrega del mensaje de principio a fin.

 Enrutamientos. Existen dos tipos de enrutamiento dentro de un ESB. El primer tipo de enrutamiento se produce cuando la invocación de un servicio entra en el ESB y éste encamina la respuesta al proveedor de servicio apropiado. El otro tipo es el enrutamiento basado en el contenido, en el cual se introduce una serie de reglas o una lógica de negocio que se aplica al contenido del mensaje en la etapa del enrutamiento y hacen posible que el ESB encamine los mensajes a proveedores de servicios específicos basándose en su contenido. Con el enrutamiento basado en el contenido se pueden establecer prioridades y marcas a los pedidos, contribuyendo a reducir el coste de la gestión de la Información.

 Orquestación de servicios. Una herramienta ESB permite orquestar servicios, de modo tal que en ellas se puedan desarrollar procesos que solamente incorporen actividades automáticas y que pueden constituir servicios de negocio.

Gestión de Procesos de Negocio (BPM)

¿Qué es BPM?

Como su nombre sugiere, BPM es una metodología empresarial que se enfoca en la administración de los procesos dentro de una organización, los cuales se deben modelar, organizar, documentar y optimizar de forma continua.

Un software BPM da soporte completo al ciclo de vida de un proceso de negocio: análisis, modelado, ejecución y monitorización de los procesos.

Una vez está funcionando el software, es una secuencia estructurada de tareas, algunas de las cuales pueden realizarse en paralelo. Lo que se conoce como Workflow. 

Por tanto es un concepto que se asocia a gestión empresarial, estrategia, flexibilidad, y por qué no, agilidad (reconfigurar los procesos).

¿Por qué usar un software BPM?

Porque permite a las empresas definir formalmente sus procesos, analizar los tiempos que tardan en ejecutarse, tener visibilidad en tiempo real de todo lo que está ocurriendo en la empresa, detectar los overhead, los cuellos de botella, desviaciones y procesos redundantes.

Un software BPM debe permitir la redefinición de procesos de manera ágil y efectiva. Por tanto supone someter a las empresas a procesos de mejora continua. Ante una posible revisión de la estrategia, la redefinición de procesos, no sería dramática.

Las aplicaciones basadas en BPM también reducen las tareas humanas pudiendo ejecutar procesos de manera automática. La automatización conlleva una reducción de errores humanos.

Las organizaciones que optan por la implantación de BPMs consiguen:

  •  Mejorar la atención y servicio al cliente.
  •  Minimizar el tiempo requerido por los participantes para acceder a la documentación, aplicaciones y bases de datos.
  •  Incrementar el número de actividades ejecutadas en paralelo.
  •  Mejorar la participación y colaboración de todo el personal en los procesos.
  •  Optimizar los recursos personales y físicos.
  •  Mejorar la gestión y supervisión de la empresa.
  •  Reducir errores.
  •  Vertebrar la integración del resto de herramientas corporativas.